ANDILLA

De origen islámico, Andilla (200 hbts.) fue conquistada por Jaime I, quien la cedió a Eximén Pérez de Arenós, pasando posteriormente por diversos señoríos hasta pertenecer a las familias Marcilla y Santa Cruz.

El castillo de Andilla se encuentra sobre un tosal de casi 900 mts. que domina la población, junto a la Ermita de Santa Agnés. De origen musulmán, actualmente sólo quedan escasos restos.

De las murallas que defendían la ciudad quedan igualmente muy pocos vestigios, integrados en los edificios de la población.

CHELVA

Chelva (2.000 hbts.), identificada con la selva de pinos (‘Silva’) citada por Plinio y habiéndose encontrado en su término restos de la Edad de Bronce, tiene su origen en la época árabe (‘Benacacira’). Perteneció a la taifa de Alpuente durante el s.XI.

Tomada por El Cid en 1093, pasó de nuevo a manos cristianas en 1194, y Pedro II de Aragón la mantuvo hasta 1214. Conquistada por Jaime I en 1238, la donó en 1293 al señor de Albarracín, aunque por matrimonio quedaría pronto unida al señorío de Jérica, y posteriormente pasaría por diversos propietarios hasta 1754, en que se reincorporó a la Corona.

Fue ocupada por una columna de agermanados durante la Guerra de las Germanías. En las Guerras Carlistas estuvo varias veces en poder de las tropas del Pretendiente, siendo fortificada y convertida en hospital en 1839 por orden del general Cabrera.

De origen medieval (siglos XIII-XIV), la torre conocida popularmente como LA TORRECILLA se halla en lo alto de una loma distante 1 km. de la población, a la derecha de la carretera que llega desde la vecina Calles. Por su estratégica posición, desempeñó un importante papel durante las Guerras Carlistas. Con su estructura original parcialmente en ruinas, ha sido restaurada recientemente (en las imágenes puede verse su aspecto antes y después de la rehabilitación).

La torre del pico Remedio se encuentra en lo alto de la cima del mismo nombre (1.200 mts.), junto a unas instalaciones radioeléctricas y sobre el emplazamiento del Santuario de la Virgen del Remedio. Se accede a ella por un desvío de la carretera Chelva-Ahíllas.

De origen medieval y probablemente musulmán, por su elevada y despejada situación fue un punto estratégico utilizado hasta las Guerras Carlistas, en la que fue refortificada. Actualmente se halla perfectamente restaurada, constituyendo un inmejorable mirador sobre la comarca.

CHULILLA

A parte de su gran belleza arquitectónica, coronado además por un castillo, es conocido por numerosos amantes de la escalada. En el desfiladero y a poca distancia del pueblo, nos encontramos con el Charco Azul de una belleza impresionante.

LORIGUILLA Y DOMEÑO

Son dos pueblos deshabitados, sus gentes tuvieron que emigrar a otro lugar por la posibilidad de ver sus tierras, dedicadas a la agricultura, anegadas por el agua que recoge el pantano de Loriguilla. En Domeño se une al Túria, su afluente, el río Túejar-Chelva. Este río de pequeño recorrido va dejando en sus valles manchas verdes de huerta pertenecientes a los municipios de Calles y Chelva, que contrastan con el resto del paisaje.

CALLES

En este término municipal, en el barranco de la Cueva del Gato, se encuentra el acueducto romano (s.I d.C.) de Peña Cortada con tramos formados por túneles excavados en la montaña. Se dice que se construyó para el riego de las tierras de Casinos y Líria. Se llega a él, desde Calles, por un camino que se haya detrás de la Ermita de Santa Quiteria que nos lleva a la Rambla de Alcotas, al final de este camino encontraremos una senda que nos conducirá hasta él. También podremos llegar desde Chelva, por un camino de tierra a la derecha después de haber sobrepasado la Plaza de Toros en dirección Ahillas.

TUÉJAR

Asentado sobre un tranquilo valle, sus calles estrechas nos llevan hasta la plaza arciprestal, donde se alza el templo barroco de Nuestra Señora de los Angeles, del s.XVII. Cercano al municipio se encuentra el Azud o Nacimiento del río Tuéjar-Chelva, en un hermoso paraje rodeado de frondosa vegetación.

ALPUENTE

Municipio situado en un escarpado peñasco rodeado por impresionantes precipicios sobre el barranco del Reguero. Destacan las ruinas de su castillo en lo alto del peñasco. Se dice que su nombre vendría dado por el puente que debería unir el castillo con el casco urbano. Su ayuntamiento está emplazado en la antigua Alhama. A dos kilómetros del pueblo se encuentra el conocido acueducto medieval de Los Arcos.

TITAGUAS

Se han encontrado pinturas rupestres en el rincón del tío Escribano a dos kilómetros más o menos del casco urbano. Describen escenas de caza. También se han encontrado numerosos restos íberos.

DEPORTES DE NATURALEZA

En la comarca de la Serranía, se pueden practicar numerosos deportes vinculados con la naturaleza y el aire libre, destacando el senderismo. El principal de los caminos que cruza la Comarca, en sentido norte-sur, es el GR-7, que penetra en la comarca por el término de Andilla en dirección a Chelva y continúa hacia Benagéber. En cuanto a senderos de pequeño recorrido, pueden destacarse: el P.R.V.-93 (Chelva-La Mozaira), el P.R.V.-91 (Chelva-Pico del remedio), P.R.V.-92(Chelva-Peña Cortada). Y un sinfín de recorridos prácticamente en todos los pueblos de esta Comarca.

La escalada se platica fundamentalmente en Chulilla, en los escarpados murallones rocosos situados junto a la Hoz del Turia y la muela del Castillo de Chulilla, adonde acuden montañeros de la más diversa procedencia, tanto españoles de todos los rincones de España como escaladores procedentes de toda Europa, atraídos por el prestigio de la escuela Internacional de Escalada de Chulilla. El piragüismo se puede practicar en cualquier de los dos pantanos de la Comarca (Benagéber y Lorigilla)

GASTRONOMIA, ARTESANIA Y FIESTAS

La comarca de los Serranos, posee una gastronomía común a las zonas del interior, recia y poderosa, como corresponde a su clima y terreno duros, La Olla es uno de los platos presentes en la mayoría de municipios de la comarca, variando sus ingredientes en función de la estación del año y de los productos locales que se emplean en su elaboración: Olla Churra, Olla de Pueblo, Olla de Pencas. Las gachas, las migas, el gazpacho Serrano y los platos derivados de la matanza del cerdo, junto con los embutidos caseros que saboreados con los excelentes vinos blancos del Alto Turia y los vinos de Villar del Arzobispo y Pedralba adquiere un sabor diferente en todos y cada uno de estos suculentos platos. La artesanía de la comarca está conjugada por la acción de la Naturaleza y el hombre, la producción de aceite de alta graduación, almendras, vid y gran variedad de frutas destacando el melocotón de secano, hoy en dia todavía perviven en algunos municipios de la comarca pequeños artesanos que fabrican artesanalmente escobas de palmito (Sot de Chera), cántaros y botijos (Villar del Arzobispo).

El almanaque festivo se abre con la celebración de San Antonio Abad (17 de enero), un paréntesis en las fiestas religiosas lo ocupa Carnaval, cada vez más arraigado en la comarca, principalmente en Villar del Arzobispo, donde el entierro de la Morca es su atractivo principal.

Y en Chulilla, La Enrama con los Cantos de los Mayos (primer domingo de Mayo). Las romerías de Aras de Alpuente (25 de Abril), Alcublas, Andilla y Pedralba, y las fiestas Patronales de Alpuente (Mayo), darán paso a las fiestas de verano, con las celebraciones a la Virgen de Agosto.

Como principal festividad (entre las que destaca la de Tuéjar, con la “Entrada del Moro”, cada cinco años); La fiesta de la Serranía celebrándose cada año en un municipio de la comarca, completando así un sinfín de fiestas y celebraciones que se celebran a lo largo de todo el año.